Thursday, May 31, 2012

 EL MAESTRO Y EL RETO DE SER INVESTIGADOR
Publicado por María Eugenia Patiño Atehortúa el abril 22, 2012

Es necesario comprender que el rol del maestro se ha transformado a través del tiempo y continúa cambiando, esa transformación obedece a factores políticos, sociales, culturales entre otros...pues no siempre coinciden los intereses ético-políticos de la sociedad con las prácticas y desarrollos educativos del maestro. Esta diferencia propone una tensión crítica que debe examinarse en todo lo que ella es y representa a partir de las estructuras básicas que la sociedad tiene para el ejercicio de una profesión.
La ciencia , la técnica y la tecnología y como consecuencia el saber específico, como discursos propios de la modernidad y el conocimiento y la cultura como estructuras determinantes del desarrollo social sostenible se median a través de la práctica docente por la relación entre la educación, la pedagogía y ahora la investigación, proponiendo desde estas perspectivas el cambio en la forma como se percibe el objeto que se hace enseñable a partir de la didáctica, del cual el maestro se convoca así mismo, es en este contexto se da la función del docente: entre lo ético, lo social y lo profesional de su accionar.
La función del maestro, tal como la conocemos hoy, no ha existido siempre. Realmente los maestros, siempre hemos cumplido la misma función sustantiva de transmitir la cultura heredada a las jóvenes generaciones, pero no siempre lo han hecho en el marco de la responsabilidad que hoy se exige.
De esta manera hablar de consensos históricos en torno a lo que significa ser maestro, con relativa facilidad se puede encontrar que en la mayoría de sociedades no se ha desconocido su importancia haciendo hincapié en la importancia del maestro, como promotor de valores religiosos y morales, como promotor del cambio social y cultural que ayuda a que el desarrollo y el progreso se evidencie en su área de influencia.
Para abrir la discusión es necesario preguntarnos si es la investigación hecha por maestros como profesionales de la educación la que permita continuar el proceso evolutivo y de perfeccionamiento del rol del docente, Vale la pena que reflexionemos sobre los cambios necesarios en los contextos educativos y como estos aportan y afectan la constitución de una sociedad más humana.

Respuestas a esta discusión
Responder para Liset María Abonia Balanta el abril 23, 2012
FORMACIÓN DE MAESTROS.
El maestro del siglo XXI es y puede ser un maestro generador de asombro, de incertidumbre, de preguntas, investigador, escritor, creativo, que despierte en sus estudiantes el espíritu critico – reflexivo, es decir un maestro que lea el contexto y lo incorpore al aula de clase, desde el estudio de potencialidades, problemáticas socio culturales, económicas, naturales y en la búsqueda de posibles soluciones desde la competencia de la escuela. Asumiendo en este trasegar la investigación, la interdisciplinar, la interinstitucionalita, la gestión, la proyección comunitaria y la evaluación como elementos a portantes a la sostenibilidad de los procesos educativos.
Desde esta reflexión anterior surge el siguiente titulo que devela algunos planteamientos de la formación de los maestros: El maestro nace, se hace o se transforma este titulo lleva a pensar que en el campo de la formación existen diferentes miradas, pero que es necesario entonces iniciar expresando la importancia y el valor de la vocación y la mística términos que en algunos casos se invisibilizan. Pero se consideran válidos para re significar la labor de la profesión docente en el marco de actores transformadores y recreadores de la cultura vista esta desde el campo de la ciencia, la tecnología, las bellas artes y la vida cotidiana.


En este orden de ideas se resalta la formación de los maestros en contextos institucionales llámense Proyectos Educativos Institucionales, Proyecto Educativos Comunitarios, Proyectos Ambientales Escolares, que en su interior y por sus dinámicas llevan la formación y la autoformación articulada a otras formas de organización de los maestros como son las reuniones de área, grado, microcentros, días pedagógicos.
De ahí emergen unas categorías de maestros tales como: Maestro dinamizador, que facilita los procesos, que educa con el ejemplo y que visibiliza al estudiante recuperándole la voz a través de trabajos investigativos y comunitarios. Maestro comunidad, líder, generador de transformaciones socio-culturales, que investiga, que fortalece las alianzas interinstitucionales, con pasión y mística, Maestro Etnoeducativo que trabaja con el propósito de visibilizar los aportes de los grupos étnicos en la construcción de país, Maestro en movimiento, que busca el cambio, que es de mente abierta, flexible, generador de desarrollo pedagógicos y comunitarios, que esta preparado para aprender y desaprender y para la incertidumbre.
Estos maestros viven procesos de construcción y deconstrucción constante debido a que su accionar con racionalidad pertenece a otro tipo de escuela, incluyente, abierta, que forma en y para la diversidad, donde el maestro es líder y forma lideres desde la acción – reflexión - acción, donde se rescata la voz del estudiante como actor principal del proceso de formación, donde se crea y se recrea la cultura, donde se le da valor a los diferentes diálogos de saberes, académicos, ancestrales, populares, científicos, donde se tejen y entretejen voluntades para ser sostenibles desde su vigencia y pertinencia de su quehacer institucional.
Los otros escenarios de formación son las redes, el encuentro con otros pares académicos en simposios, seminarios, coloquios entre otras formas de cualificación, donde no se dan recetas, pero si se ponen en evidencias las prácticas y cada quien las asume según el contexto y las valida, en otras palabras estos espacios son una estrategia de evaluación y mejoramiento continuó de se quehacer, aunado a estos se encuentran la formación recibida en los normales y en las universidades.
En este ir y venir de los procesos pedagógicos, investigativos, evaluativos y didácticos existe tela para cortar pues en algunos casos los maestros tienen dificultades para asumirlos y esto sin contar las competencias a estimular en los jóvenes, por tal razón es necesario que se consoliden espacios para la cualificación permanente de los maestros para que cada día sean competentes en lo que el Ministerio de Educación orienta. Esto hace pensar que es necesario que el maestro tenga la mente abierta a los cambios, que desparroquialice los conceptos, es decir que no repita conceptos por años y años sino que demuestre que estos evolucionan por los cambios de la ciencia, la tecnología y las dinámicas sociales.
El maestro de Colombia adquiere un compromiso y es el de rejuvenecer la escuela, debe estar formado para trabajar con las minorías, con población vulnerable, con discapacitados, con desplazados y orientarles una educación que les sirva para la vida, para el acceso al nivel superior, para el trabajo independiente y con proyección social desde la perspectiva de una cultura empresarial.

Responder para BEATRIZ ROYO VOLTA el mayo 25, 2012
Hola María Eugenia:
Me resulta muy interesante poder debatir sobre la necesidad e importancia de que los maestros hagan investigación. Yo aquí enseño didáctica de las ciencias naturales en un instituto terciario que forma a docentes (maestros son para el nivel primario y profesores para el nivel secundario)
Me gustaría si puedes aportar materiales bibliográficos sobre estas cuestiones de la investigación en la formación inicial, además cual es tu opinión si referido al concepto formación en y/o para la investigación
Considero relevante que como docentes tengamos muy claros los objetivos de para que enseñar a investigar durante la formación inicial, desde que paradigmas, con que estrategias didácticas, etc.
Saludos desde Argentina


Responder para Julio César Páez García el viernes
Hola María Eugenia, me place saludarte y veo con mucha importancia poner estas reflexiones a consideración, pues es un tema que cada vez que se toca en las reuniones de docentes causa diversas reacciones con preguntas como ¿Estamos cualificados para investigar? ¿En qué tiempo lo vamos hacer? ¿Quién financiará las investigaciones? ¿Qué estímulos recibiremos? ¿Cómo hacer investigaciones con los niños? ¿Cómo hacer investigación desde mi práctica pedagógica? ¿Esto es para ponernos más compromisos? ¿Me van a descargar o reducir la asignación académica? ¿Es obligatorio? ¿Sobre que voy a investigar?... y una serie de interrogantes que más que utilizarlo como reflexión se convierten en una serie de obstáculos para empezar o intentar transformarnos como maestros investigadores.
Pero para que realmente la mayoría de los maestros puedan transformarse en investigadores desde las escuelas e instituciones educativas donde laboran, es necesario que existían políticas claras para poder iniciar ese proceso de transformación, pues los interrogantes anteriores evidencias la inexistencias de estas políticas.
Soy del criterio que el maestro no solo diariamente asiste a aula de clase a orientar conocimientos, actitudes y valores sino que también asiste diariamente a un "laboratorio pedagógico" y en este caso el aula con sus estudiantes, materiales y tutores se convierten en ese laboratorio que necesita el maestro para empezar a investigar y luego con un equipo interdisciplinario apostarle a ese reto de investigar. Hasta pronto seguiremos en la discusión.
Julio César Páez García
Docente Normal Superior de Montería - Córdoba - Colombia


Responder para BEATRIZ ROYO VOLTA
Comparto tus ideas Julio Cesar, creo que debemos tener las condiciones institucionales para poder hacer investigaciones sobre nuestras propias practicas docentes, depende de las políticas educativas y las decisiones que tomemos como institutos de formación docente en relación a ellas. Creo importante para ello revisar el currículo de la formación docente actual para identificar qué lugar (importante o no) ocupa la investigación educativa como contenido de dicha formación. Reflexionar en forma compartida ¿es necesario una asignatura de metodología de la investigación? ¿Que tipos de investigaciones deberíamos enseñar a nuestros alumnos, futuros profesores? ¿Con que objetivos destacar la relevancia de hacer investigación educativa?
Saludos desde Reconquista, Argentina.

No comments: