Thursday, February 26, 2015

¿QUIEN TIENE LA RAZON...? UD. DECIDE..... Introduccion a estudio realizado por el CENCIENTECNO.

 
La pornografía puede hacer daño a los adolescentes

¿Qué hacer si descubres que tu hijo o hija la consumen?

http://adolescentes.about.com/bio/Victoria-Toro-103536.html

La pornografía es el uso de imágenes de contenido sexual para provocar la excitación de la persona que la contempla, sea este un adulto o un adolescente.

Esta forma de expresión utiliza imágenes u otros materiales completamente explícitos. Existen multitud de vías para transmitir la pornografía: literatura, cine, comic, escultura, revistas, pintura y desde hace unos años también internet donde ocupa una infinidad de sitios.

La pornografía es legal para adultos en muchos países occidentales pero ilegal para cualquiera sea o no mayor de edad también en otros muchos países. En Estados Unidos y la mayoría de los países occidentales está prohibida solo para los menores de dieciocho años.

Hay un aspecto sobre la pornografía que es fundamental a la hora de evaluar su efecto sobre los adolescentes: no muestra una sexualidad real. Ese es un aspecto que para la mayoría de los adultos que acceden a ella está claro pero también en la mayoría de los casos no es tan evidente para los adolescentes.

No solo eso, casi todos los expertos en sexualidad humana que investigan la pornografía están de acuerdo en que además desvirtúa la sexualidad real ya que la expresa la mayoría de las veces a través de la violencia. También la sustrae de todo el componente emocional.

Y otro aspecto de la pornografía que afectará a su efecto sobre los adolescentes es que en la practica totalidad de los casos muestra una relación de sometimiento de la mujer hacia el varón.

Los adolescentes consumidores de pornografía

Aunque está prohibida para ellos, el hecho es que muchos adolescentes son consumidores, más o menos ocasionales, de pornografía. Algunos acceden a ella de manera casual y no vuelven a buscarla. Otros, en cambio se aficionan a ella y la consumen con frecuencia.

Lo primero que hay que saber es que la pornografía no afecta a todos los adolescentes de la misma forma. Ni siquiera afecta de la misma forma a los chicos y a las chicas. Pero sí hay algunos riesgos que todos corren si la consumen.

Qué efectos puede tener sobre los adolescentes
Falta de crítica. Los adolescentes, sobre todo en la primera parte de esta etapa, están todavía muy lejos de estar formados intelectualmente. Lo más habitual es que carezcan de la capacidad crítica necesaria para evaluar adecuadamente todo lo que les rodea. Si a lo que se enfrentan es a la pornografía es probable que no sean capaces de discernir que aquello no es real, que la pornografía no refleja la sexualidad humana real. Y ello puede llegar a tener consecuencias sobre su propia sexualidad. Puede ocurrir que su identidad como seres sexuales que está formándose en ese momento madure deformada por la visión de la pornografía en vez de basarse en una imagen real.

Copia. Es muy frecuente en la vida de los adolescentes que imiten lo que observan. Si lo que imitan es la pornografía van a intentar vivir una sexualidad que no es real ni sana y que a la larga puede provocarles complejos o disfunciones.

Roles de género. En las relaciones heterosexuales es fundamental el respeto mutuo y el entendimiento de que la mujer es igual al hombre. Si los adolescentes se basan en lo que observan en la pornografía pueden desarrollar una idea confundida sobre los roles de los géneros en las relaciones sexuales. Pueden creer que las mujeres deben estar sometidas a los varones. Y eso también puede provocar muchos conflictos tanto en las chicas como en los chicos.
Qué hacer si un hijo es consumidor de pornografía

Si los padres de un adolescente descubren que su hijo o hija es consumidor de pornografía primero deberán saber si solo es una afición ocasional o su hijo es un consumidor habitual. Pero en ambos casos no es recomendable prohibirlo de forma tajante. Es bastante habitual que los adolescentes se rebelen contra estas prohibiciones buscando otros modos de seguir haciendo lo mismo.

Lo más efectivo es hablar con el adolescente o la adolescente y explicarle exactamente qué es la pornografía. Es decir, asegurarse de que el chico o la chica entienden perfectamente que la pornografía no es una muestra real de la sexualidad humana.

En muchos casos, los adolescentes acuden a la pornografía como respuesta a sus dudas sexuales. Si ese es el caso de nuestro hijo, lo que debernos hacer es hablar con él o ella de sexualidad y explicarle todo aquello que necesite saber .

 Estudiosos dicen que la pornografía es buena... Mitos sobre la pornografía 

¿Pudieron tantos médicos estar equivocados sobre la pornografía? ¿Será que es buena? Desmiente los mitos aquí.
Si le hubieran preguntado hace diez años a casi cualquier profesionista médico sobre la pornografía, casi todos habrían respondido lo mismo: que no es un problema, es sana, ayuda a tu relación de pareja, no conozco a nadie que tenga un problema con eso, es bueno para tu desarrollo sexual, etcétera. Que la pornografía era buena... Qué equivocados estaban.
Hoy ningún médico ni profesionista que se haya tomado el tiempo de leer los muchos estudios que se han hecho al respecto afirmaría tales cosas, ni mucho menos la recomendaría como tratamiento. En efecto, en diez años han cambiado muchas cosas. Sin embargo, existen todavía muchos mitos acerca de la pornografía que afectan al individuo que, en su ignorancia, participa de tal actividad no sabiendo las consecuencias.
A continuación presento tales mitos, con la esperanza de que ayude a muchos a correr en la dirección opuesta:

No crea adicción. Estudios y análisis han comprobado, decenas de veces, que la pornografía genera una adicción similar a cualquier otra droga. Uno no puede verla con constancia y creerse inmune a sus efectos: la industria pornográfica sabe que pocos escapan de su potencial adictivo una vez que la encuentran.

Muestra relaciones sexuales (relaciones íntimas) sanas. Muchos piensan que la pornografía es una forma natural de entender las relaciones íntimas y que, incluso, educa acerca de ellas. Déjame decirte esto: la mayoría de las personas que han hecho pornografía han testificado que tenían que drogarse para poder hacer las cosas que el director pedía, de lo contrario les resultaba imposible hacerlo bajo sus sanas facultades mentales. La pornografía muestra relaciones violentas que denigran a la mujer, al hombre y al acto íntimo en sí; de ninguna forma son sanas ni mucho menos educativas.

No denigra a la mujer o al hombre. Como mencioné antes, la pornografía denigra tanto a la mujer como al hombre, convirtiéndolos en objetos sexuales, con el solo fin de satisfacer fantasías y deseos carnales. Muchas de estas mujeres son abusadas y amenazadas para continuar en la industria.

Ayuda a tu relación de pareja. Más que ayudar, destruye hogares, puesto que convierte algo sagrado en mundano. En la mayoría de los casos la mujer se siente usada, puesto que el marido busca imitar con su pareja lo que ha visto en los videos.

Te ayuda a tener una mejor relación íntima. Se ha comprobado, mediante estudios, que los hombres (y mujeres, aunque los números son menores) que ven pornografía de manera constante sufren problemas en lo sexual, puesto que necesitan de esas imágenes para sentir el deseo, y su pareja no les brinda esta fantasía. Y que muchos hombres se muestran incapaces físicamente de sostener relaciones, pues su cerebro se ha condicionado solo a responder con imágenes pornográficas y, por ende, no pueden responder a su pareja. La industria pornográfica es muy eficiente en destrozar una de las experiencias más sublimes de lo que significa ser humano.

No te dejes engañar por las mentiras y falsedades de la pornografía, solo tú puedes hacer la diferencia al ser uno de los muchos que hemos decidido no contribuir a esta epidemia. Disfruta de la experiencia íntima tal y como fue planeada desde un principio: como algo sagrado, con ternura, con amor, con respeto, con compasión, con alegría y responsabilidad.

No comments: